Archivo de la etiqueta: autoficción

La distancia que nos separa

Es difícil definir la novela de Renato Cisneros; quizás habría que quedarse con lo que el propio autor nos dice al inicio de su obra “Este libro es una novela de autoficción”.

Y es que en el libro de 355 páginas Cisneros nos ofrece un relato de su vida y de la vida de su padre, el ‘gaucho’ Luis Cisneros Vizquerra, ministro del Interior del presidente de facto del Perú Francisco Morales Bermúdez y ministro de Guerra del presidente constitucional Fernando Belaunde.

Recuerdo que alguna vez vi la carátula de la revista Caretas a la que Renato Cisneros se refiere en el libro, aquella en la que aparece su padre en una actitud muy adusta y hasta desafiante. Así era él, ahora lo sé de primera mano gracias al relato que ha hecho Renato en la novela.

la distancia que nos separaEn las páginas – que se leen con gran facilidad y fluidez – Renato nos ofrece una visión descarnada de lo que significó su padre para él. De la vida que le tocó vivir debido al carácter fuerte de su padre y las circunstancias que moldearon la vida de la familia.

Cisneros Vizquerra fue amigo de promoción en el ejército de los oficiales argentinos que luego fueron condenados en su país por violación a los derechos humanos, fue ministro del Interior de un régimen de facto y ministro de Guerra de un gobierno que tuvo que enfrentar los primeros cinco años de la violencia terrorista de Sendero Luminoso.

No fue un padre promedio.

La infancia de Renato estuvo entonces marcada por todas estas circunstancias y el libro recoge la empresa a la que se avocó ahora que es un hombre adulto: Descubrir a la persona que realmente fue su padre.

Luego de leerlo, siento al libro como la catarsis escrita de Renato Cisneros, como una forma de sacarse los demonios interiores que llevaba dentro, por muchos años. Cuando uno escribe sobre lo que más siente, sobre lo que más abruma, se pueden generar obras como ésta, dolorosas, pero satisfactorias.

En su novela anterior (Raro) Cisneros me entretuvo, nada más. Ahora siento que conmueve y que logra conectarse con todos aquellos que tienen que descubrir algo de su familia, algo de su infancia. En ocasiones, la vida no es solo lo que recordamos sino también lo que los demás recuerdan de ella, y eso es lo que hizo Renato, recopiló los recuerdos de aquellos que habían formado parte de su vida – al menos de aquella parte en la que su padre participó. Ellos le dieron un panorama más amplio de ella, le dieron nueva información y nuevos datos sobre los cuales meditar. La vida de Renato no fue sencilla – nunca lo es para nadie, creo –, pero lo que otros le contaron sobre su padre le sirvió para escribir una novela mucho más lograda que sus obras anteriores.

No solo la recomiendo, la he comprado para obsequiarla a mis amigos, para que ellos también se adentren en este mundo.

 

Anuncios