Archivo de la categoría: Libros

Pisa, pie derecho

pisa, pie derecho“Pisa, pie derecho” es un libro de cuentos breves sobre las vicisitudes de los viajes en transporte público por las calles de Lima. Matías es el personaje principal de esta obra y a través de sus experiencias en ‘combis’, ‘micros’ o autobuses podemos recrear las experiencias que implican trasladarse de un lugar a otro de la ciudad compartiendo tiempo y espacio con choferes, cobradores, señoras y otros usuarios de estos vehículos.

Uno de estos vehículos, la combi, llega casi a la categoría de personaje por la importancia que tiene en la vida de Matías. Para quienes no lo saben, la “combi” es la forma popular en el que en el Perú se llama a los minibuses de 18 pasajeros; el nombre ha sido heredado del icónico Volkswagen Kombi, que fue el primer vehículo de este tipo en circular por las calles de Lima.

Y su importancia radica en que para Matías fue prácticamente un hito en su vida el dejar de transportarse en los clásicos ‘micros’ (autobuses) para utilizar las más veloces pero peligrosas combis.

El libro se divide en dos secciones (Paradero Inicial y Paradero Final) con 19 cuentos y dos cuentos, respectivamente. Su lenguaje puede llegar a ser bastante coloquial en ocasiones pues es prácticamente el relato que escucharías si un pata (amigo) describiera lo que le ha pasado a Matías durante el día.

Y lo que le pasa a Matías es muy variado: ser testigo de hurtos fallidos, huelgas, cobradores y choferes malgeniados – o con mala suerte –, conmovedores discursos de vendedores ambulantes, y relator de las experiencias de sus amigos en estos vehículos, entre otras experiencias con las que uno fácilmente se puede reconocer a partir de su propia experiencia.

El libro es de lectura entretenida y lo suficientemente delgado como para siempre llevarlo en la mochila o cartera y leerlo – precisamente – cuando uno viaja en un micro o combi.

Todos los cuentos van a generar interés, pero me gustó más “La Parlanchina”, precisamente el último cuento de la primera parte. Estoy seguro que todos nos hemos topado o nos toparemos alguna vez con el personaje de este cuento.

Anuncios

Caiga quien caiga

Este libro escrito por José Ugaz se lee con fluidez. Sus 281 páginas pasan frente a nosotros rápidamente porque es una historia que todos los peruanos hemos vivido. Lo interesante de él es que, a pesar de ser una historia que conocemos, nos ofrece los pequeños detalles de esos días vistos desde la perspectiva de alguien que estuvo dentro de esa vorágine de acontecimientos que se dispararon con la caída del tercer gobierno de Alberto Fujimori.

caiga quien caigaJosé Ugaz, reconocido abogado penalista, fue seleccionado – paradójicamente – por el propio gobierno de Fujimori para comandar hacia finales del año 2000 una procuraduría ad hoc para encontrar y enjuiciar al prófugo Vladimiro Montesinos. Desde esa posición tuvo acceso a mucha información sobre el proceso y en el libro relata a modo de crónica muy extensa los días que le tocó vivir en esos estremecedores momentos.

Caiga quien caiga: La historia íntima de cómo se desmontó la mafia fujimontesinista, es un libro que se divide en dos partes. La primera se encuentra dedicada a las memorias del procurador y consta de 18 secciones en las que describe la secuencia de acontecimientos desde su designación hasta la captura de Alberto Fujimori.

La segunda parte se llama Casos, desafíos y reflexiones, consta de seis secciones y se encuentra dedicada precisamente a esto último, a reflexionar sobre algunos asuntos claves como, por ejemplo, la propia caída de Fujimori y la recuperación de activos que la mafia sacó del país hacia cuentas secretas en otros países.

El libro concluye con un epílogo en el que también reflexiona sobre lo que este puesto significó para su vida privada, incluyendo un atentado – mediante una bomba en su automóvil – contra su vida.

El libro nos sirve para recordar y obtener más detalles sobre aquellos momentos en los que el país estuvo pendiente de la caída del gobierno de Fujimori. Quizás alguien pueda creer que el libro tiene un cierto sesgo favorable para el autor, pero la cantidad de hechos que se relatan en él basta para reconocerlo como un valioso documento.

El libro es recomendable, especialmente para aquellas personas que no les tocó vivir esos tumultuosos años.

La distancia que nos separa

Es difícil definir la novela de Renato Cisneros; quizás habría que quedarse con lo que el propio autor nos dice al inicio de su obra “Este libro es una novela de autoficción”.

Y es que en el libro de 355 páginas Cisneros nos ofrece un relato de su vida y de la vida de su padre, el ‘gaucho’ Luis Cisneros Vizquerra, ministro del Interior del presidente de facto del Perú Francisco Morales Bermúdez y ministro de Guerra del presidente constitucional Fernando Belaunde.

Recuerdo que alguna vez vi la carátula de la revista Caretas a la que Renato Cisneros se refiere en el libro, aquella en la que aparece su padre en una actitud muy adusta y hasta desafiante. Así era él, ahora lo sé de primera mano gracias al relato que ha hecho Renato en la novela.

la distancia que nos separaEn las páginas – que se leen con gran facilidad y fluidez – Renato nos ofrece una visión descarnada de lo que significó su padre para él. De la vida que le tocó vivir debido al carácter fuerte de su padre y las circunstancias que moldearon la vida de la familia.

Cisneros Vizquerra fue amigo de promoción en el ejército de los oficiales argentinos que luego fueron condenados en su país por violación a los derechos humanos, fue ministro del Interior de un régimen de facto y ministro de Guerra de un gobierno que tuvo que enfrentar los primeros cinco años de la violencia terrorista de Sendero Luminoso.

No fue un padre promedio.

La infancia de Renato estuvo entonces marcada por todas estas circunstancias y el libro recoge la empresa a la que se avocó ahora que es un hombre adulto: Descubrir a la persona que realmente fue su padre.

Luego de leerlo, siento al libro como la catarsis escrita de Renato Cisneros, como una forma de sacarse los demonios interiores que llevaba dentro, por muchos años. Cuando uno escribe sobre lo que más siente, sobre lo que más abruma, se pueden generar obras como ésta, dolorosas, pero satisfactorias.

En su novela anterior (Raro) Cisneros me entretuvo, nada más. Ahora siento que conmueve y que logra conectarse con todos aquellos que tienen que descubrir algo de su familia, algo de su infancia. En ocasiones, la vida no es solo lo que recordamos sino también lo que los demás recuerdan de ella, y eso es lo que hizo Renato, recopiló los recuerdos de aquellos que habían formado parte de su vida – al menos de aquella parte en la que su padre participó. Ellos le dieron un panorama más amplio de ella, le dieron nueva información y nuevos datos sobre los cuales meditar. La vida de Renato no fue sencilla – nunca lo es para nadie, creo –, pero lo que otros le contaron sobre su padre le sirvió para escribir una novela mucho más lograda que sus obras anteriores.

No solo la recomiendo, la he comprado para obsequiarla a mis amigos, para que ellos también se adentren en este mundo.