Caiga quien caiga

Este libro escrito por José Ugaz se lee con fluidez. Sus 281 páginas pasan frente a nosotros rápidamente porque es una historia que todos los peruanos hemos vivido. Lo interesante de él es que, a pesar de ser una historia que conocemos, nos ofrece los pequeños detalles de esos días vistos desde la perspectiva de alguien que estuvo dentro de esa vorágine de acontecimientos que se dispararon con la caída del tercer gobierno de Alberto Fujimori.

caiga quien caigaJosé Ugaz, reconocido abogado penalista, fue seleccionado – paradójicamente – por el propio gobierno de Fujimori para comandar hacia finales del año 2000 una procuraduría ad hoc para encontrar y enjuiciar al prófugo Vladimiro Montesinos. Desde esa posición tuvo acceso a mucha información sobre el proceso y en el libro relata a modo de crónica muy extensa los días que le tocó vivir en esos estremecedores momentos.

Caiga quien caiga: La historia íntima de cómo se desmontó la mafia fujimontesinista, es un libro que se divide en dos partes. La primera se encuentra dedicada a las memorias del procurador y consta de 18 secciones en las que describe la secuencia de acontecimientos desde su designación hasta la captura de Alberto Fujimori.

La segunda parte se llama Casos, desafíos y reflexiones, consta de seis secciones y se encuentra dedicada precisamente a esto último, a reflexionar sobre algunos asuntos claves como, por ejemplo, la propia caída de Fujimori y la recuperación de activos que la mafia sacó del país hacia cuentas secretas en otros países.

El libro concluye con un epílogo en el que también reflexiona sobre lo que este puesto significó para su vida privada, incluyendo un atentado – mediante una bomba en su automóvil – contra su vida.

El libro nos sirve para recordar y obtener más detalles sobre aquellos momentos en los que el país estuvo pendiente de la caída del gobierno de Fujimori. Quizás alguien pueda creer que el libro tiene un cierto sesgo favorable para el autor, pero la cantidad de hechos que se relatan en él basta para reconocerlo como un valioso documento.

El libro es recomendable, especialmente para aquellas personas que no les tocó vivir esos tumultuosos años.

La distancia que nos separa

Es difícil definir la novela de Renato Cisneros; quizás habría que quedarse con lo que el propio autor nos dice al inicio de su obra “Este libro es una novela de autoficción”.

Y es que en el libro de 355 páginas Cisneros nos ofrece un relato de su vida y de la vida de su padre, el ‘gaucho’ Luis Cisneros Vizquerra, ministro del Interior del presidente de facto del Perú Francisco Morales Bermúdez y ministro de Guerra del presidente constitucional Fernando Belaunde.

Recuerdo que alguna vez vi la carátula de la revista Caretas a la que Renato Cisneros se refiere en el libro, aquella en la que aparece su padre en una actitud muy adusta y hasta desafiante. Así era él, ahora lo sé de primera mano gracias al relato que ha hecho Renato en la novela.

la distancia que nos separaEn las páginas – que se leen con gran facilidad y fluidez – Renato nos ofrece una visión descarnada de lo que significó su padre para él. De la vida que le tocó vivir debido al carácter fuerte de su padre y las circunstancias que moldearon la vida de la familia.

Cisneros Vizquerra fue amigo de promoción en el ejército de los oficiales argentinos que luego fueron condenados en su país por violación a los derechos humanos, fue ministro del Interior de un régimen de facto y ministro de Guerra de un gobierno que tuvo que enfrentar los primeros cinco años de la violencia terrorista de Sendero Luminoso.

No fue un padre promedio.

La infancia de Renato estuvo entonces marcada por todas estas circunstancias y el libro recoge la empresa a la que se avocó ahora que es un hombre adulto: Descubrir a la persona que realmente fue su padre.

Luego de leerlo, siento al libro como la catarsis escrita de Renato Cisneros, como una forma de sacarse los demonios interiores que llevaba dentro, por muchos años. Cuando uno escribe sobre lo que más siente, sobre lo que más abruma, se pueden generar obras como ésta, dolorosas, pero satisfactorias.

En su novela anterior (Raro) Cisneros me entretuvo, nada más. Ahora siento que conmueve y que logra conectarse con todos aquellos que tienen que descubrir algo de su familia, algo de su infancia. En ocasiones, la vida no es solo lo que recordamos sino también lo que los demás recuerdan de ella, y eso es lo que hizo Renato, recopiló los recuerdos de aquellos que habían formado parte de su vida – al menos de aquella parte en la que su padre participó. Ellos le dieron un panorama más amplio de ella, le dieron nueva información y nuevos datos sobre los cuales meditar. La vida de Renato no fue sencilla – nunca lo es para nadie, creo –, pero lo que otros le contaron sobre su padre le sirvió para escribir una novela mucho más lograda que sus obras anteriores.

No solo la recomiendo, la he comprado para obsequiarla a mis amigos, para que ellos también se adentren en este mundo.

 

Breve historia de los libros prohibidos

Este es un libro que me costó mucho leer, especialmente las últimas páginas. Y no es que fuera aburrido, sino que ya hacia la parte final del libro el autor se enfocó bastante – demasiado, diría yo – en el caso de las prohibiciones de libros en la ex República Democrática Alemana (RDA), con detalles y nombres que, seguramente, otro alemán entendería, pero que son un poco oscuros para las personas fuera del contexto germano.

Planeaba leer doce libros este año, pero esta obra me insumió muchos meses y creo que no podré cumplir con la meta. No lo dejé quizás por la terquedad de leerlo completamente, de no dejarlo a medias, aunque se dice que si un libro no capta tu atención es mejor dejarlo de lado y pasar a otro. No me gustaba esa opción, sobre todo porque ya había leído una buena parte de él y no quería rendirme en el último tramo.

No lo hice y creo que mi esfuerzo valió la pena. En las últimas páginas del libro el autor recobra la fluidez que me atrajo al principio de sus páginas.

Breve hisbreve historia de los libros prohibidostoria de los libros prohibidos es una obra de Werner Fuld que analiza las distintas formas en que los hombres han prohibido los libros a lo largo de la historia de la humanidad. De la lectura de la obra se puede concluir que han sido dos los principales motivos históricos que han amenazado la existencia de los libros: La religión y la política. A estos dos factores se puede añadir recientemente la privacidad de las personas.

No me extrañaron los dos primeros factores, aunque sí el último, sobre todo teniendo en cuenta que la obra se basa en muchos ejemplos de Alemania, un país al que consideraba bastante libre en cuanto a la publicación de obras.

Sí, aunque suene raro una persona puede impedir la publicación de una obra a pesar de que ésta no tenga ni una sola mentira, ningún error o asunto similar. En Alemania se está extendiendo la tendencia a dejar fuera de circulación los libros por el hecho de que revelan algo (íntimo) que una persona no desea que se haga público.

Y aunque estos tres factores son los principales responsables de la desaparición de los libros no son los únicos.

Otro factor bastante interesante es el interés del propio autor.

Aunque parezca increíble también han desaparecido libros porque el propio autor deseaba su eliminación. En ocasiones debido a que no deseaba que su obra fuera conocida por motivos que podríamos llamar artísticos y en otras ocasiones debido a motivos comerciales. Un autor simplemente deseaba en ocasiones que su best seller fuera considerado la obra de un recién iniciado que escribió su obra maestra de la nada, sin experiencia previa porque así se lo pedían los marketeros de las editoriales. Eso implicaba destruir toda su obra anterior. Aunque no siempre lo lograban.

Son diversos los motivos por los que los libros han desaparecido de la historia de la humanidad y Fuld nos ofrece una descripción – en ocasiones, bastante detallada – de lo que ocurrió con ellos.